El que se vive


- Mi hermano es una de las escasísimas personas que me resultan conocidas -dijo Johanna-, y a veces tengo la impresión de que la realidad no le resulta creíble hasta que, fotografiada por uno de sus aparatos, la ve ante sí y puede perderla por sus bolsillos y mapas y traerla de vuelta a la luz; por eso no experimenta nada hasta que ha pasado y se ha ido hace mucho, hasta que sencillamente se le ha escapado. Antes de poder experimentar algo, a menudo debe haberse pasado muchas horas sentado revelando en su cámara oscura.


Gert Jonke (1977): Schule der Geläufigkeit


No hay comentarios.: