Reginald Shepherd (1963-2008): Tú, por tanto

A Robert Philen


Tú eres como yo, tú también morirás, pero no hoy:

tú, inconmensurable, por tanto las horas brillan:

si te digo “Te digo”, no se te ha puesto

música, no te retransmite

en directo una radio fantasma,

quizá nunca haya óleo

o boceto al carbón de un Maestro Antiguo: concuerdas

en persona, número, voz y lugar, las fresas

se extienden por tu nombre

como matas brotando, cómo me recuerdas

a cierta primavera, frías y claras las aguas

(lluvia tardía en tus hojas, mecidas por la brisa),

por eso aconteces con la luna herbal:

y eres un lirio, un áster, trilio blanco

o viburno, mío de pleno derecho, estrella blanca

en cielo de llanura, la nieve aún llega

de sus viajes terrestres, aquí donde

no hay nieve (soñé que la nieve eras tú

cuando había nieve), tú eres mi derecho,

eres mi lecho (tu cuerpo toma

las dimensiones del sueño, la forma del sueño

se hace tú): y caes del cielo

con flores diversas, palabras se derraman de tu boca

en oleada, tus labios saben a mar, dulces de sal (los árboles

y los mares han partido, a eso le llamo

amarte): hogar en ningún lugar, por tanto tú,

especie de morada y bienvenida, canción después de todo,

libre de todo edén que podamos nombrar


Traducción de Fruela Fernández

No hay comentarios.: