Wallace Stevens (1879-1955): Anécdota de hombres por millares

El alma, dijo, está compuesta
del mundo externo.

Hay hombres del Este, dijo,
que son el Este.
Hay hombres de una provincia
que son esa provincia.
Hay hombres de un valle
que son ese valle.

Hay hombres cuyas palabras
son sonidos tan naturales
de su lugar
como el cacareo de los tucanes
en el lugar de los tucanes.

La mandolina es el instrumento
de un lugar.

¿Hay mandolinas de las montañas occidentales?
¿Hay mandolinas de la luna norteña?

El vestido de una mujer de Lhasa,
en su lugar,
es un elemento invisible de ese lugar
hecho visible.


Traducción de Fruela Fernández

1 comentario:

Max dijo...

bonito bonito