Vasko Popa (1922-1991): Hueso a hueso


I. Al comienzo
Ahora no es fácil
Nos salvamos de la carne

Qué haremos ahora
Di algo

¿Quieres ser
El espinazo del rayo?

Di algo más

Qué decirte
Ilion de la tormenta

Di alguna otra cosa

Nada más sé
Costilla del cielo

No somos huesos de nadie
Di algo más

II. Después del comienzo
Qué haremos ahora

De verdad qué haremos
Podríamos cenar la médula

La hemos comido durante el almuerzo
Me molesta ahora el vacío

Ejecutaremos algún instrumento
Nosotros amamos la música

Qué haremos cuando vengan los perros
Ellos aman los huesos

Nos atascaremos en su garganta
Y gozaremos

III. Al sol
Es hermoso tomar sol desnudo
Nunca me ha importado la carne

Tampoco a mí me han seducido estos trapos
Enloquezco por ti así desnudo

No permitas que el sol te acaricie
Mejor que nos amemos nosotros dos

Sólo que no aquí no al sol
Aquí todo se ve huesito querido

IV. Bajo tierra
Músculo de oscuridad músculo de carne
Da lo mismo

Qué haremos ahora

Convocaremos a todos los huesos
De todos los tiempos
Subiremos hasta el sol

Qué haremos entonces

Entonces creceremos limpios
Creceremos a nuestro antojo

Qué haremos después

Nada iremos de aquí para allá
Seremos un eterno ser óseo

Espera sólo a que bostece la tierra

V. Al claro de luna
Qué pasa ahora
Como si alguna nevada carne
Se aferrara a mí

No sé qué es
Como si una médula me recorriera
Una fría médula

Ni yo sé
Como si todo comenzara de nuevo
Con cierto comienzo más terrible

¿Sabes
Osas tú ladrar?

VI. Antes del final
Adónde iremos ahora

Adónde a ningún lugar
Adónde podrían ir dos huesos

Qué haremos allá

Allá desde hace mucho
Allá ansiosamente nos espera
Nadie y su mujer la Nada

A qué les servimos nosotros

Envejecieron sin huesos
Seremos para ellos como hijos

VII. Al final
Hueso yo hueso tú
Por qué me has tragado
No me veo más

Qué te pasa
Eres tú quien me ha tragado
Tampoco yo me veo

Dónde estoy ahora

Ahora ya no se sabe
Dónde está quién ni quién es quién
Todo es un horrible sueño del polvo

¿Me oyes?

Te oigo y me oigo
Un nardo alardea desde nosotros



Traducción de Juan Octavio Prenz

1 comentario:

Guillermo Morales dijo...

Me siento como si me hubieran echao a un pilón poético. ¡Qué poema!