El modo épico

Es bello dejar que ocurra de un modo épico, que no se diga: Una hora y veinte minutos. También respecto a los lugares. Que no se diga: eso está a veintidós metros de distancia, como ocurre de continuo en Simenon (que, por otra parte, es un grandísimo escritor). Sino que sea como aquellos que escribían antes: a un tiro de piedra. O: en un lapso de tiempo. O: mientras ocurría esto, por ejemplo, aquí en el jardín, la regadera se llenaba de agua. 


* La Braña/Veriña [2012, F.F.]
**Peter Handke & Peter Hamm (2006): Vivan las ilusiones. Conversaciones en Chaville y otros lugares. Traducción de Eustaquio Barjau.

1 comentario:

Gules Noway dijo...

El tiro de piedra es la mejor forma de medir, expresar y gruñir por siempre jamás.