Ezra Pound (1885-1972): Canto LII (fragmento)


Sabedlo pues:
               Hacia el verano cuando el sol se halla en las Híades
Soberano es Señor del Fuego
                              para este mes son aves
Con amargo vaho y olor de quema
para el dios del hogar, pulmones de la víctima
               La rana verde alza su voz
                              y el látex blanco está en flor
En carro rojo con flores encarnadas
               para recibir al verano
En este mes nada se destruya
               ningún árbol debe talarse en este tiempo
Las bestias son sacadas de los campos
               se recolectan yerbas para las tisanas.
La emperatriz ofrenda brotes al Hijo del Cielo
               Entonces entra el sol en Géminis
Virgo en el medio cielo al anochecer
               no ha de cortarse índigo
No se queme madera para carbón
               las puertas todas se abren, no se cobra arancel.
Ahora pastan las yeguas,
               amarrados los sementales.
Clavad en postes los avisos de caballos
               Mes de los más largos días
Vida y muerte son ahora iguales
               Batalla entre luz y oscuridad
El hombre sabio permanece en casa
               El venado muda cornamenta
Ruidoso es el saltamontes,
               no dejéis fuegos ardiendo hacia el sur.
Ahora el sol entra en Hidra, tercera luna del verano
Antares de Escorpio en el medio cielo al anochecer
Andrómeda con el alba
               El Señor del Fuego domina
Para este mes el SIETE,
               con amargo vaho, con olor de quema
ofrendad a los dioses del hogar
               los pulmones de las víctimas
Viento tibio se alza, mora el grillo en la tapia
El joven azor aprende su tarea
               hierba muerta cría luciérnagas
En M'Ing Tang ÉL mora
               en el ala oriental de la casa
Carro rojo y los alazanes
               encarnada su enseña.
El guardián de los peces sale por cocodrilos
Toma los grandes lagartos, las tortugas, para la adivinación,
galápagos.
Que el guardián del lago atrope juncos
               que recoja grano para los Manes
que recoja grano para las bestias que sacrificarás
a los Señores de los Montes
               a los Señores de los grandes ríos
Inspector de tintorerías, inspector de colores y bordados
comprobad que blanco, negro, verde estén en orden
que no exista aquí color falso
sean negro, amarillo, verde de calidad
               Este mes los árboles plenos de savia
Lluvia empapó la tierra
               maleza muerta la enriquece, como hervida en caldo
Dulce sabor, el corazón de la víctima
bandera amarilla sobre el carro del Emperador
               piedras amarillas en su cinto.
Sagitario en mitad de su curso al anochecer
               comienza el viento frío. Blanquea el rocío.
Ahora es el tiempo de la cigarra,
               el gavilán ofrece aves a los espíritus.
El emperador sale en carro de guerra, retorna tirado por caballos blancos,
blanca enseña, blancas piedras en su cinto,
come perro y es hondo el plato.
               Este mes reina el Otoño
El cielo es activo en metales, se recolecta el mijo
               y se terminan los diques
Orión al amanecer.
               Ahora los caballos con crines negras.
Come carne de perro. Es el mes de las murallas.
Judías son el tributo, Septiembre es final de trueno
Los que hibernan entran en sus cuevas.
               Disminuyen los peajes, ahora los gorriones –así dicen- se tornan ostras
El lobo ofrece ahora su sacrificio.
                              Cazan los hombres con cinco armas,
cortan madera para el carbón.
               Arroz nuevo con la carne de perro.
Primer mes del invierno ahora
               el sol está en la cola de Escorpio
al amanecer en Hidra, comienza el hielo
El faisán se zambulle en Hoai (Gran Agua)
               y se torna ostra.
Arcoiris se esconde un tiempo.
               El Hijo del Cielo se nutre con cerdo asado y mijo,
Gris metal son los sementales.
               Este mes rige invierno.
El sol está en el hombro del arquero
               en la cabeza del cuervo al alba
Se adensa el hielo. La tierra agrieta. Y los tigres comienzan su apareo.
Corta árboles por el solsticio, y astas de bambú para flechas.
Tercer mes, los gansos van hacia el norte,
               la urraca empieza a construir.
El faisán alza su canto al Espíritu de los Montes
Se abre la estación de pesca,
               ríos y lagos helados en lo hondo.
Pon ahora hielo en tu despensa,
               el gran concierto de los vientos
Llama a las cosas por sus nombres. El buen soberano por el reparto
El mal rey es conocido por los impuestos.


Traducción de Fruela Fernández

2 comentarios:

Mario Domínguez Parra dijo...

Bella traducción. Yo estoy enredado en la lectura de los "Pisan Cantos", a sorbos.

Feliz año nuevo.

Fruela dijo...

Gracias, Mario. También te deseo buen año. Y que los disfrutes - para mí, los "Cantos de Pisa" son, junto a los "Tronos", la parte mejor del conjunto.