Piedra de vino


y los lirios,
aunque sean falsos,
tú y los lirios.

Aq el perro
quiere ser tu ciervo,
la luz tu guardería.

Pero nosotros
a saltos,
sin piezas
de camada.

Aq no drena
el riñón:
comes saúco,
amansas agua.

Déjame
traerte vino, darte hombros,
deja que mi mano
camine
como tú.



Inédito publicado en "El Cuaderno", 
suplemento cultural de La Voz de Asturias-Público
(nº 11, 24 de diciembre de 2011)

1 comentario:

Helenaconh dijo...

este tuyo...
me encanta, me encanta.