Kenneth Koch (1925-2002): La magia de los números

1
Qué extraño fue oír cómo arrastraban los muebles por el piso de arriba.
Yo tenía veintiséis, tú veinte.

2
Me preguntaste si quería correr, dije que no y seguí de largo.
Yo tenía diecinueve, tú siete.

3
Sí, pero ¿de veras le gustamos a X?
Ambos teníamos veintisiete.

4
Te pareces a Jerry Lewis (1950).

5
El abuelo y la abuela quieren que vayas a cenar a su casa.
Tenían sesenta y nueve, yo dos y medio.

6
Un día, cuando tenía veintinueve años, me encontré contigo y no pasó nada.

7
No, por supuesto que no era yo el que vino a la biblioteca.
Ojos marrones, mejillas sonrojadas, pelo castaño. Yo tenía veintinueve, tú dieciséis.

8
Después de que hiciéramos el amor una noche en Rockport, salí y besé la carretera.
Me dejaba llevar. Tenía veintitrés, tú diecinueve.

9
Yo tenía veintinueve, tú también. Fue un tiempo apasionado.
Todo cuanto leía se convertía en una historia sobre nosotros, y todo cuanto hacía se convertía en un poema.


Traducción de Fruela Fernández

2 comentarios:

Portinari dijo...

Me gusta, señor Fruela

Juan Antonio Bernier dijo...

chupendo