Desaparición de voz

Desde que existen los móviles, el contestador ha perdido casi toda su utilidad como recurso literario.

No hay comentarios.: