Una educación (2)

Está pensando, de nuevo, en su amigo. Hoy ha visto la noticia. Por supuesto, allí no se menciona la palabra que se reitera en su mente. Esa palabra y la pregunta: por qué. Sabe que nunca podrá responder, aunque dedicara cada día a esa pregunta. Así que ahora sólo recuerda detalles, como si pudiera completar una imagen, dejar a su amigo fijado por última vez. Sabe que algún día, pronto, tendrá que escribir para no olvidar. Sabe que dudará, que quizá no sea capaz. Pero sabe que ahora tiene un compromiso, que él es su garante y su acreedor.