Una educación

Está intentando escribir un poema de amor, de desamor. Le sorprende comprobar la dificultad que encuentra, mayor que en cualquier otro poema previo. Ya ha representado ese sentimiento otras veces, pero ahora comprende que había algo de impreciso, de genérico en esos intentos. En ocasiones un paisaje lo manifestaba; en ocasiones la palabra seguía la estructura de su confusión. Pero aquello que nunca estaba en el poema era la otra persona, la persona amada y perdida. No estaban sus detalles, sus gestos. No estaban sus movimientos, las precisiones en la mirada, todo aquello que esa persona causaba en él. Por eso, ahora, siente este bloqueo desconocido, que le obliga a tantear una y otra vez las mismas frases. Quizá está descubriendo, tras muchos años de inercia, por qué decidió escribir.

No hay comentarios.: