Lo infraleve

Volví el jueves por Gijón.

Mientras Sergio aparcaba, noté que estábamos junto a la cafetería donde te vi la última vez.
(Café con leche, sin azúcar, dejado enfriar, como siempre)

Luego me di cuenta -nunca lo había notado, como si mi plano existiera por recortes- que ese último lugar estaba muy cerca del primero, donde comenzamos.
(Con esa frase tuya: ¿ónde vas dir?)

Un principio, un final: la prolongación de la misma calle.
[Demasiados símbolos.]

Intenté atechar a Sergio con el paraguas.
Él dijo que era mejor no atecharse, tiraba demasiado aire.
Apenas se veía la playa.

Eso ya lo había pensado: la última vez que te vi estábamos frente a esta playa, la última vez que supe de ti yo estaba solo en otra playa.
Demasiados símbolos.

No hay comentarios.: