La ventriloquia como factor político

D.E. ¿Cómo puede constituirse una oposición a la imposición de los valores dominantes?
P.B. Aun a riesgo de sorprenderle, le responderé citando a Francis Ponge: "Es entonces cuando se vuelve útil enseñar el arte de resistir al habla, el arte de no decir más que lo que se quiere decir. Enseñar a cada uno el arte de fundar su propia retórica es una obra de salud pública". Resistir al habla, no decir más que lo que se quiere decir: hablar en lugar de que nos hablen por palabras en préstamo, cargadas de sentido social [...], o que nos hablen esos portavoces que son hablados a su vez. Resistir a las palabras neutralizadas, eufemizadas, banalizadas, en suma, a todo eso que forma la banalidad pomposa de la nueva retórica tecnócrata, pero también a las palabras cepilladas, limadas hasta el silencio, por mociones, resoluciones, plataformas o programas.

Didier Éribon & Pierre Bourdieu (1979): "Entretien: L'art de résister aux paroles". Libération, 3-4 de noviembre de 1979

2 comentarios:

Bernier dijo...

Un 10.

Fruela dijo...

como vos, zagal