El parentesco



1) Michel Butor
2) Rimbaud en Abisinia (segundo por la derecha)


Era antes de la guerra, en La Villeterte, con motivo de su cumpleaños, una fotografía de mi abuela materna rodeada de todos sus descendientes. Yo tenía el mentón sobre el puño, un aire algo farruco (ni idea de la razón). Mis hermanos mayores dijeron al verme: "Se cree Arthur Rimbaud", lo que seguramente no era un cumplido por su parte. Ellos usaban en la secundaria el manual de literatura francesa de Desgranges, donde aparecía el famoso detalle del Rincón de mesa de Fantin-Latour. Fui a verlo; había dos muestras de la producción del enfant terrible: "Mi bohemia" y "El durmiente del valle". Me pareció que no estaba tan mal. Y desde entonces él se convirtió en uno de esos primos aberrantes, de esos que se topan, por suerte, en las familias y de los que se habla en las reuniones:

- ¿Sabéis qué ha sido del pequeño Arthur?
- Ése que conocía escritores parisinos...
- ¡Qué preocupación para su madre!
- Creo que aún sigue en África.
- ¿Y su gente ha vuelto a tener noticias?
- Sí, claro, les escribe de vez en cuando.


Michel Butor (2005): "Arthur Rimbaud" (Passeurs de Mémoire)

Traducción de Fruela Fernández

No hay comentarios.: